Tagged: concentración

Armas de distracción masiva

3

Hablábamos hace un par de días de la rapidez del escenario personal y profesional y del valor creciente de saber afrontar situaciones imprevistas con éxito. La premisa parece ser: Pase lo que pase, ¡corre! En relación con esa rapidez permanente, hay otro tema que me ronda la cabeza: cómo hemos aumentado nuestra conectividad pero, sin embargo, vamos perdiendo la capacidad de concentración. Vivimos la revolución de estar conectado, es la sociedad de la información. Cada vez más móviles, tabletas, artilugios, cacharros, cachivaches o máquinas están online: el siguiente paso es la llamada Internet de las Cosas. Mi generación y las siguientes ha ido asumiendo con naturalidad el uso de la tecnología. La hemos asimilando la tecnología como algo natural a nuestro tiempo, sin pensar en cómo nos cambia la vida. Somos capaces de leer una página de Internet de un vistazo o estar simultáneamente con el portátil, la TV y el móvil, pero apenas nos hemos parado a reflexionar si esto nos ha perjudicado en otros aspectos. Nicholas Carr, el Pepito Grillo de la tecnología, lo tiene muy claro: vamos demasiado rápido. Según Carr, Internet está erosionando la capacidad de controlar nuestros pensamientos y de pensar de forma autónoma. Visión con un punto […]

(Leer más...)

Planificar, recopilar, simplificar… y defender tu concentración

1

Recopilas información, la procesas, la organizas, la revisas. Te parece bien, pero podría estar mejor. Recopilas más información, la procesas de nuevo, la vuelves a organizar y a revisar. ¿Hasta cuándo? Mucho más importante que decidir qué hacer, es cómo y cuándo lo haces. Me pasa como a Berto Pena: desde pequeño fui un pequeño desastre organizativo. El perfeccionismo, la indecisión, el exceso de análisis, la falta de planificación o, simplemente, la tendencia a dejar las cosas para más tarde sólo te llevan a desaprovechar las buenas oportunidades. Actuar en el momento preciso es la clave. La experiencia es, sin duda, una buena aliada de la gestión personal eficaz. He aprendido que ser “organizado” no tiene nada que ver con ser un maniático o meticuloso, tiene más que ver con seguir un método sencillo que te haga la vida y el trabajo más sencillos. Si sabes lo que vas a hacer a continuación, no tendrás que perder tiempo pensando en ello. En mi caso, me ayuda mucho planificar con antelación todas mis tareas (aplicando algo de GTD que todavía tengo que desarrollar más), a recopilar tareas de forma adecuada (Evernote, por ejemplo, es un gran herramienta para esto) y, sobre todo, a simplificar. […]

(Leer más...)