Monthly Archive: August 2015

La magia de pensar en pequeño

3

Los números de las empresas de Internet abruman. Su filosofía de crecimiento la explica perfectamente Paul Graham, co-fundador de Y-Combinator: “Una startup es una empresa diseñada para crecer rápido. (…) Lo único esencial es el crecimiento. Todo lo demás que asociamos con las startups se deriva del crecimiento. (…) Para crecer rápidamente, tienes que hacer algo que puedas vender a un mercado grande.” El mantra desde que eres un embrión es que debes pensar en grande: no es malo disparar alto y fallar, sino disparar bajo y acertar. No es un mal consejo, siempre que seas consciente de las consecuencias de apuntar a las nubes. Porque trabajar hoy en grandes empresas de tecnología no difiere demasiado del implacable entorno competitivo de Wall Street en los ochenta. De nuevo la falacia de “los empleados son el activo más valioso de nuestra compañía”. El glamuroso mundo tecnológico se desvanece entre prácticas laborales dudosas, como las que ha publicado The New York Times sobre la cultura corporativa en Amazon. Empresas con jornadas de 16 horas, entornos fuertemente competitivos y muy absorbentes con las vidas de sus empleados. Empresas que asumen como algo normal que un empleado salga llorando de una reunión o consideran una baja por ansiedad como una “falta de rendimiento”. Empatía competitiva […]

(Leer más...)

Empresas resilientes, empresas abiertas

1

Hace unos días leía esta entrada de Harold Jarche sobre transparencia y empresas resilientes y me encontré con esta idea (pongo negritas): “Businesses that are open, transparent, and cooperative are more resilient because they rely on people, not processes. (…) There was no way to game the system as an individual. This type of business model focuses on long-term value, not short-term profit. It can also foster innovation, as diverse ideas come to the fore when people openly share their ideas. The workers became a social network, cooperating in order to make the whole restaurant better.” La experiencia demuestra que hay muchas formas de gestionar una empresa (o una parte de ella) y llevarla hacia sus objetivos y su misión que tengas para ella. Una aproximación es la gestión por procesos. Estamos educados en medir y mejorar el rendimiento de forma casi compulsiva. La gestión que nos enseñaron explica que la organización es susceptible de ser vista como un gran proceso con sus entradas, salidas y tareas. Los modelos de gestión se han estandarizado tanto que, como explicaban los “suecos locos” en “Funky Business”, “esta sociedad de la sobreabundancia tiene un excedente de empresas similares, que tienen empleados similares, con formaciones similares, que tienen […]

(Leer más...)

Adiós al dinero en efectivo

2

Durante mi reciente viaje por Noruega, algo que me sorprendió es que prácticamente nadie utiliza monedas y billetes en su vida diaria. Parece que han desterrado el uso de dinero en efectivo, solamente utilizan tarjetas de crédito y débito. Incluso en el lugar más remoto, te miran extrañados e incómodos cuando tratas de pagar con un billete. Cuando se acuñaron las primeras monedas en Lidia (Asia Menor) sobre el 600 a.C., una auténtica revolución se puso en marcha. Pudo pasarse del trueque a la expansión del comercio por todo el mundo. Bienes por moneda, una revolución que resolvía que dos desconocidos confiaran entre sí en una transacción económica. Pero, ¿tiene sentido mantener el dinero físico 2.600 años después de su creación? Las cosas han cambiado mucho con la economía digital. La creciente proliferación de los pagos a través de Internet y, sobre todo, del teléfono móvil está cambiando la fisonomía del sector. Como revela un informe de PWC con IE Business School (PDF, “Los medios de pago, un paisaje en movimiento”), “existe una relación directamente proporcional entre el desarrollo de una economía y el uso de medios distintos del efectivo”. A mayor desarrollo, mayor empleo de tarjetas, transferencias, domiciliaciones y […]

(Leer más...)