Category: Gestión y empresa

Terminar lo que se empieza, como principio

2

Hace unas semanas estuve en una charla de Alfonso Alcántara dentro del ciclo “Entrénate para liderar”. Durante la charla, Alfonso contó una anécdota curiosa. Charlando con una responsable de RR.HH., le planteaba cuál era la competencia que más valoraba al contratar a un empleado. Cualquier director con la lección bien aprendida en un MBA respondería “de manual”. Liderazgo, comunicación, planificación o iniciativa. Ella respondió algo más potente: “la capacidad de terminar lo que se empieza”.   Buscando excusas para no terminar lo que se empieza Hemos hablado varias veces por aquí de nuestra obsesión por la productividad. La productividad no implica hacer más cosas, sino aprender a trabajar mejor. Entre otras cosas, se trata de terminar lo que se empieza. Pero constantemente buscamos excusas para no terminar lo que empezamos. Lo disfrazamos de falta de interés, pero es simplemente falta de constancia. Las personas exitosas se distinguen por terminar cada tarea que empiezan, aunque no les agrade. Successful people finish shit, dicen los americanos. Personalmente, sólo me funciona centrarme en algo hasta que lo termino. Soy nefasto cambiando de una tarea a otra. Los días que tengo varios temas abiertos parece que no avanzo nada. Así que la mejor opción suele ser centrarme en […]

(Leer más...)

Gestionar equipos con MBWA en un sistema complejo

3

MBWA es el acrónimo de “Manage By Wandering Around”. Hablaba el otro día Raúl Hernández de este término, acuñando la traducción de “gestión mariposera”. Es decir, hablamos de la práctica de “pasearse” entre los equipos que gestionas, para conocer de primera mano sus problemas. En realidad, lo que propone tiene bastante lógica. Como responsable del equipo, se trata de dedicar tiempo a sus problemas. Tener una predisposición genuina a entender, comunicar sin ambigüedades y mantener esa cercanía de forma coherente. Bajar del púlpito y preguntar: “¿En qué puedo ayudarte para facilitar tu trabajo?” o incluso “¿Cómo puedo hacer mejor mi trabajo?”. La dificultad con MBWA es evidente: existirán dudas entre los empleados, al entender que puede tratarse de una excusa para controlar o interferir innecesariamente en su trabajo. Sin embargo, ese recelo probablemente desaparecerá si el interés es genuino y el equipo va viendo los beneficios de esta práctica. Porque si habitúas a tu equipo y, después las puertas de tu despacho no están abiertas para comentar cualquier consulta, está complicado que generes confianza. Esto incluye renunciar a tu suntuoso despacho forrado de madera (o cristal en su versión moderna) y sentarte entre el equipo para eliminar barreras. ¿Qué sentido […]

(Leer más...)

Por favor y gracias, palabras básicas en la vida profesional

3

Hace unos días, hacía la siguiente reflexión en Twitter, sobre cómo solemos manejar nuestras relaciones profesionales: ¡Cuánto cambiarían las relaciones profesionales si todo empezara con un “Por favor” y acabara con un “Gracias” sincero! — Alfonso Romay (@AlfonsoRomay) febrero 17, 2014 Las palabras tienen un gran impacto y un enorme poder. Entre ellas hay algunas palabras mágicas, como Por favor y Gracias, que abren muchas puertas. A veces, comunicarte asertivamente es complicado. Me pasa continuamente, muchas veces no resulta fácil encontrar palabras que expliquen tus ideas sin herir o molestar al destinatario. En esos casos, Por favor y Gracias suelen ser comodines de mucha utilidad. Por favor y gracias, algo que también se va perdiendo en las relaciones profesionales. Muchas veces, ni siquiera hace falta decirlas explícitamente, basta una sonrisa o un gesto de agradecimiento. Sin embargo, la mala educación triunfa. El respeto (ojo, sin caer en pleitesía) con el cliente, la amabilidad con el proveedor o tu compañero de trabajo están en desuso. Triunfa la idea que es mejor pedir perdón que pedir permiso. Mis padres me enseñaron a tratar de “usted” a los adultos que no eran familiares (o amigos muy cercanos). Podrá parecerles carca, pero algo tan […]

(Leer más...)

Razonablemente bueno, el pragmatismo como vara de medir

1

Algo común en desarrollo del software es enfrentarse a los detalles. Bueno, en muchas otras disciplinas también, pero nos centraremos en ésta. Ando leyendo el libro Release It! (“Lánzalo” o “Libéralo”, en alusión a poner en producción el software desarrollado), todo un tratado de pragmatismo en desarrollo de software. Una idea que repite continuamente: “Feature complete” is not the same as “production ready.” Algo que olvidamos demasiadas veces. Es frecuente encontrar desajustes entre lo que una aplicación (o proyecto) promete y lo que luego realmente es capaz de hacer. Sin embargo, en muchas ocasiones, la perfección requiere “demasiado” tiempo, así que conviene encontrar un punto intermedio. Pragmatismo al tomar decisiones y resolver problemas. Pragmatismo en diseño, en usabilidad, en rendimiento, en modelar la base de datos, incluso en la misma forma de programar. En algunas ocasiones podrás dejar todo niquelado, otras será imposible. Hay que enfrentarse a que tengamos que hacer algo cutre. No se trata de ocultarlo, sino de reconocer que puede ocurrir. Dejar algo de deuda técnica es inevitable, especialmente en equipos pequeños. Por suerte o desgracia, Pareto funciona como un reloj: “el 20% de lo que haces genera el 80% de los resultados”. Y, lo que es […]

(Leer más...)

Hacia el know-why

2

(Este post se publicó originalmente en el blog de OneNorth) Una de las ideas con más recorrido que hemos oído últimamente se la escuchamos a Paola Fatás, una doctora e investigadora en química, que promueve aplicar en la empresa un método similar al científico. Y lo hace desde el convencimiento que sólo podemos valorar aquello que conocemos bien. Por tanto, entender el “por qué” (know-why) nos permite conocer el “cómo” (know-how) para desarrollar nuevas soluciones, y avanzar en el camino hacia la innovación. El concepto de “know-why” lo vimos por primera vez en “Compete on Know-Why, not Know-How” de Alan Richardson: Do you know why you make the products or offer the services you do? Too often I find that companies don’t have a clear enough sense of why they do what they do. They get stuck making incremental improvements that are rooted in existing competencies, markets, and business models. This is especially problematic when companies decide to innovate. If you don’t have a clear understanding of why you are pursuing an innovation, you risk being wasteful and ineffective, and could lack strong differentiators from incumbents. On the other hand, clear, deep, relevant insights help you stay one step ahead […]

(Leer más...)